Cuenta tu propia historia!


Todo comenzó en 1974.

Cuando nací. ^_^

Allá en Coronel Pringles, cerca de donde la familia de mi vieja tenía un campo "Rancho Grande".

Y nací nada menos que dos meses antes de lo previsto, por lo cual me tuvieron que poner en incubadora, y siempre fui más pequeño y enfermizo que mis hermanos.

Tenían también otro campo, cerca de Naón (apellido de mi tío por cierto): "Las Tres Marías"
Ahí tenía mi propia petisa (cómo me pateaba la wacha! Yo salía volando y no aprendía...) para salir a montar a caballo y todo.
Una vez nos persiguió una víbora. Iba como loca.
Navegábamos con un mini-bote de metal y cuadrado, en una laguna... Llena de sanguijüelas!!!

Y de bebito, muy chiquito...
Estaba Mariel, hija de la familia que cuidaba el campo, cerca de la pileta, donde no había nadie, y vio algo que se movía en el fondo...
Sin perder tiempo, se zambulló...
Y qué sacó?
Sí sí: A MÍ!!

De chiquito ya tenía una imaginación inagotable, les ponía nombres a las cosas y personas, soñaba despierto diversos delirios, inventaba juegos para entretener a mis hermanos y amigos...
(Berum-berum el camioncito, Agüero mi tío Eduardo, Biduá-Biduá la pequeña esfera de cristal que me había regalado Memuti, Memuti mi abuela Memé, Papití mi viejo, Petoshé mi hermana, el Amiguito mi osito, y yo era Matití por supuesto)
(me acuerdo por ejemplo cuando teníamos que ir de puerta en puerta, usando las del placard, las de la pieza y pasillo, pisando siempre las manijas o colgándonos del borde superior, la onda era no tocar el piso)
(o cuando acomodaba los almohadones alrededor de la TV y me imaginaba que estaba dentro de una cueva y la pantalla era el agujero de salida)
(y jugando con los Legos con Ezequiel mi amigo de la infancia, estábamos en la superficie del planeta y unos ovnis sobrevolaban observándonos así que resulta que éramos una raza que podía separar su cabeza para parecer muertos, así no nos invadían o_O)

"mami, me duele el Espíritu"
???
Claro, resulta que me dolía el hombro y como veía que todo el mundo al tocárselo lo llamaba "espíritu"
("en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo")

Me preguntaron si quería tomar la comunión
-- No, es que no quiero estar obligado a ser bueno.

No me cabía eso de ir a la Iglesia. Me acuerdo que mi pensamiento en ese momento fue de precaución, de no comprometerme, a ver si todavía un día cambiaba de opinión y ya no quería "ser bueno"... Jajá, muy bueno, una premonición de que, tres décadas después, me iba a convertir en todo un pirata. =P


Juass me acuerdo que deliraba con no sé qué accidente en el colegio y yo quedaba hecho pelota entonces para salvarme me tenían que operar de una forma extraña y yo terminaba siendo "el niño biónico" jajajá!! (obvio que rescataba a la chica que me gustaba juá)

Me gustaba Silvina (y Paloma que usaba anteojos también bueh). Una vuelta festejamos tanto mi cumple como el de mi hermana en lo de mi abuelo, con todo el curso y en esas ocasiones ponían esos proyectores donde daban algunas de Superman, La Guerra de las Galaxias y o Cupido Motorizado. Mientras veíamos la peli -yo ningún sonzo me le había sentado al lado- me acerqué a ella y le murmuré "te quiero" y nos dimos un beso.
AAAAWWW qué ternura no?!?!?!?!
Ella fue mi primer novia. ^_^

Leía tanto que me recetaron anteojos para leer, porque me terminaba doliendo la cabeza. Hasta leía haciendo la vertical. o_O

Me operaron tres veces de Quiste Tiroglósico (ah y también de hernia inguinal). Se me había hinchado tanto el cuello que me acuerdo estar en el colegio y no poder doblar la cabeza para abajo. Siempre operaban mal, y quedaba un pedazo de Tiroides que se volvía a hinchar. Por eso tengo esa linda cicatriz en el cuello.

Todavía me siento como un desgraciado por haberme ido a comer a escondidas en un lugar del patio el chocolate que mi mamá me había dado, como a tantos otros alumnos, para ser enviado a nuestros soldados en Malvinas.

Bueno pero a los ocho años, terminada la guerra (1982), mi vida estaba a punto de cambiar drásticamente. Adiós a mis amiguitos y el liceo Francés (hablaba mejor el francés que el castellano). Nos mudábamos a Bariloche.

Cuando tenga tiempo continúo este delirio!




[ CONTINUACIÓN? Algunas notas... ]


. Una vez en Ciudaventura -bueno por aquél entonces todavía la llamaba Bariloche xD-, a mi imaginación no le faltó nada con lo que dispararse. Cazábamos dinosaurios en el Otto, con un Nintendo que ya no funcionaba y supuestamente era un detector. Cierto, también comencé a escribir mi propio libro con la máquina de escribir de mi mamá, estaba tan fascinado por los dinosaurios, la prehistoria y las teorías sobre la formación del mundo y el nacimiento de la vida que comencé a escribir sobre ellos... Nunca lo terminé claro, pero me llevaron varias veces a Radio Nacional -si mal no recuerdo, era un toque antes de El Cóndor- a hablar de ello =D...
. Cuando invadía cada ambiente de la casa entrelazando lo que llamaba "telas de araña" entre cada mueble, esquina, lámpara, o lo que sirviera para entrelazar aquellos graaandes ovillos de lana -en los ochenta mamá tuvo varios años un negocio de sweaters artesanales en la Vía Firenze, se llamaba "Mandarina"-... Claro, cuando mis padres llegaban a casa no había mucho sitio para moverse. Lo loco fue que como veinte años después mi "hermanito" Oki, sin tener noticias, hizo lo mismo. O.O
. No paraba de inventar historias y personajes. Uno era un explorador -see tenía un aire Indiana Jones- así que no sé de dónde logré me compraran un sombrero de esos típicos de exploradores africanos? Todavía lo tengo! Colgado en la pared. ^^ O cuando me volví fana mal de Freddy Kruegger, pero como no podía hacerme una garra con cuchillos me hacía una con jeringas -y cartón- y salía a andar por el barrio así JUÁAAA ya taba cagao ´el casco de chiquito, lo que hago estos años con las cucharas es lo mismo no?
. En el ´85 la peli Los Goonies -de Spielberg- fue una gran influencia, con mi hermano Benja y un amigo fundamos un grupo homónimo: Mamá nos hizo una bandera pirata, tomábamos pruebas de ingreso y todo. Había que saltar de árbol en árbol sin caer al piso, pasar por los túneles bajo la rosa mosqueta bancándose los pinchazos... Llegamos a tener una lista de treinta miembros!! (todos juntos, a lo sumo llegamos a 15 en las reuniones, que se celebraban los sábados...) (me acuerdo que alguna vez hasta puse el tema de Cyndi Lauper de fondo! (soy fanático de ella desde entonces ^^)). También desarrollé mi alter ego "Super M" jajj me hice coser una "m" celeste en un buzo negro y me vestía todo de negro y hasta tenía mi capucha onda de verdugo, toda negra, con dos agujeritos para los ojos... Lo mejor fue cuando una bandita de otros pibes dijo que seguro era yo, entonces hice que mi hermana que tenía la misma estatura, se pusiera el traje ella y pasamos por donde sabíamos estaban como si nada. XD
. No podría decir que mi infancia haya sido aburrida. De hecho, fue extendida, cuando otros pibes de mi edad -ya a los 14 o 15- comenzaban a crecer o por lo menos eran típicos adolescentes escuchando las bandas conocidas, conociendo el alcohol o alguno incluso las drogas, yo seguía jugando con los Playmobil o los robots transformables... O los Legos! Pero me estoy adelantando mucho, me estaba acordando un verano en Monte Hermoso que me dediqué a una nueva pasión: Comenzaba con el dedo gordo, caminando hacia atrás, en extensas playas de arena, y dibujaba unos interminables laberintos espiralados... Sí, hasta hubo varias personas que terminaban aceptando el desafío y se metían a resolverlos!! =D Bueno, en realidad esa pasión no era tan nueva, creo que siempre me gustó envolver a la gente en mis laberintos... (sin hacerles daño aclaro) Como cuando armaba esos laberintos a pequeña escala con los Lego y ponía a mis hermanos y amigos a jugar en ellos, tratando de sortear distintas dificultades que les planteaba...
. O cuando armaba esas maquetas de mundos de plastilina, con bosques y ríos y montañas y iba describiéndoles más o menos el sitio en que se encontraban pero sin mostrarles el lugar en el mapa, y hasta ponía algún dinosaurio a perseguirlos... Jajj, supongo que me estaba adelantando mucho a mi entrada al mundo de los Juegos de Rol.
. Hum hay un montón de cosas más que quisiera agregar! Pero tengo los ojos medio cansados y el cerebro algo frito xD (no, no ingerí nada raro caramba), así que voy a dormir o a distraerme un toque (algo de animé tal vez?) antes de ello. En otro momento la sigo!




[ CONTINUACIÓN II un muy breve resúmen... ]


. Bien, como los inesperados rumbos de la vida me han traído a vivir aquí en un curioso y peculiar rincón del extremo sur del mundo, en este pequeño Pueblocuento escondido entre las montañas de la fabulosa cordillera, junto al inconmensurable campo de hielo (que me recuerda un poco a "La Mano Izquierda de la Oscuridad"), donde casi no anda internet, me veo obligado a dejar aunque sea aquí una escueta síntesis de lo que ha sido esta singular historia mía desde que nos mudamos a Ciudaventura (algunos aún la llaman "Bariloche" je jee) en 1982 (terrenos baratos después de la guerra) hasta el presente...
. Durante el 83 y el 84 fui a la escuela 266, donde trabé amistad con unos primos lejanos, la familia Passo, y donde ya esbozaba unas toscas historietas. Recuerdo que quisieron hacerme repetir lengua y mi vieja armó terrible escándalo. Mi noviazgo con Liz, una amiga de mi hermana -dormíamos juntos, suspiro, pero no pasaba nada malpensados éramos pequeños! Y nos subíamos a un manzano de mi barrio a soñar con el futuro juntos... El invierno del 84, terrible, la estufa a kerosene, hervir estalactitas cuando faltaba agua, bajar esquiando hasta la ruta (5 cuadras) para subir al auto e ir al colegio... La feliz ausencia de teléfono, alumbrado y nombres de las calles, la escasez de vecinos... Ahí, en el barrio de toda mi vida, Rancho Grande (igual que aquél campo...), en el Km 6 de la "ruta del Faldeo", más conocida hoy como Avenida Los Pioneros. ^^
. Los dos siguientes años, en la flamante escuela de Melipal, con un reducido grupo de amigos -era muuuy tímido e inseguro-, descubrir la computadora -viva la Commodore 64 C!!!-, que me fanatizó, la bici, asolar el barrio y sus bosques con Los Goonies, nuestro grupo de locos niños aventureros... Y finalmente la primaria se terminó, no sin que antes escribiera mi primer cuento, que hablaba sobre los Xilexianos, o mejor dicho sobre el encuentro con uno de ellos -habitantes del misterioso décimo "Planeta X"- en una selva brasileña... También estaba medio enamorado de mi maestra de lengua, sep. =D (mantenía esos sueños despiertos en donde la rescataba, igual que antes con Liz, cuando imaginaba toda una secuencia en que siendo tan niño lograba manejar el renault 4 de mis padres e ir a rescatarla de unos bandidos juajj)
. Los tres primeros años de secundaria fueron duros. Extremadamente solitario, separado de mis pocos amigos -que habían optado por el Industrial, mientras yo al flamante CBU de Melipal, siempre los kilómetros, más cerca de casa- y forzado a "crecer" por la palabra de toda persona que me rodeara, que no podían creer que seguía siendo un niño. Lo loco es que no crecía, era re bajito, y mi voz era de niño, mi cara también... No podían entender que siguiera jugando con juguetes, me encerraba a menudo en el altillo y continuaba inventando historias y personajes... Medio forzado fue el "cierre" de "Los Goonies", con todo eso de que se suponía que tenía que "crecer"... Y no me llevaba muy bien con el curso, me lo pasé sentándome solo al mejor estilo de Rei Ayanami (ver Evangelion), sin hablar prácticamente con nadie... Algunos buenos recuerdos son las salidas al aire libre en familia, el bote, las docenas de rincones lacustres, montañosos y o boscosos, que acostumbrábamos visitar, las miles de horas batiendo récords en la mayoría de los jueguitos de la Commodore, mis primeros pasos en programación (maldito nerd! jajajj), mi gigantesca colección de revistas (El Tony, Nippur, D´artagnan), mi insaciable avidez por la lectura, Playa Bonita -donde mi viejo alquiló con un socio una hostería temporalmente abandonada y nació la parrilla y el barcito en la playa-, el descubrimiento de la música y muy especialmente de Mike Oldfield -fui SIETE veces a preguntar a un local de música de quién era cada uno de los siete temas que había grabado, y todos resultaron suyos, al punto de que "Chacho" al verme entrar me llamaba de esa manera
. La pista de patinaje sobre hielo "Skating", el negocio de mi vieja en la Vía Firenze, "Mandarina", con sueters únicos y artesanías, la patineta por una mitre poco transitada junto a mi hermana en patines, el TEG, mis historietas sobre los robots transformables que el "Tío Micky" alentaba; mi capacidad de treparme en secreto a la viga del comedor y desde ahí espiar a toda la familia, la escondida, las correrías en el Otto como siempre, los mapas, todavía los viajes al campo o Mar del Plata en verano...
. Pero al final mi total choque social con mi entorno -el colegio entero, por decir-, propiciaron que me cambiaran a la Dante, y ahí todo cambió. Comencé a relacionarme con mis compañeros, aunque al principio solía ser el que recibía los golpes, pero ya al año siguiente finalmente comencé a crecer "físicamente", aunque tenía el plan secreto de convertirme en analista de sistemas y en mi futuro hogar seguir comprando legos y playmobils y tobots transformables y seguir jugando...
. Mis últimas visitas al CBU, que al año siguiente se mudaría de locación, fueron para ir recuperando los pocos cuentos que había escrito, los cuales sin saber porqué eran todo lo que quería conservar: Un futuro de maremoto con aire Cyberpunk, un cuento circular sobre un asesino, y otro sobre Lausina, una nave espacial que derivaba hiperlentamente por el universo... Aunque los recuperé, tiempo después mamá tiró mis carpetas, sniff.
. Tengo que resumir más aún, de los años en la Dante tengo algo del idioma italiano -y de mi infancia en el liceo francés Jean Mermoz algo de francés-, y en 1990 tras leer un cuento de fantasía épica me di cuenta que lo que podía hacer con todo mi "mundo" -que ya tenía nombre- era ESCRIBIRLO. Y en marzo de ese año llegó a mis manos El Señor de los Anillos. Caray.
. En 1991 respondí un trabajo práctico de literatura escribiendo un cuento, y aún escribí algunos otros. Entonces la profesora me dijo "tenés madera de escritor", recuerdo que temblaba tanto mi voz de vergüenza que un amigo que me había ayudado tuvo que leerlo. Y pensar que años después tendría con otro amigo y compañero un programa de radio, o haría incontables talleres de lectura en voz alta y hasta algunos lances de dramaturgia... ^_^
. También en la época de la Dante trabé amistad, además de con el grupito del cole, con Fabio, que iba al Industrial, y junto a amigos suyos y míos se formaron los kN.O.W., hatajo de nerds pseudointelectualoides que disfrutaban de comer, programar, delirar, leer ciencia ficción, comer un poco más, y también escribir, y esas eternas tardes de sábado en lo de Fabio en que caía Luis con un cuento, o Dan con uno suyo, y así tuve a mis propios "Inklings" como los que tuvo Tolkien...
. Pero venían años de probar carreras y abandonar, de comenzar a trabajar, de viajar a Buenos Aires cada tanto a registrar cuentos, años en los que tengo mucho que decir! pero no tengo tiempo ahora, luego de 1996 los kN.O.W. perdieron en buena parte sus reuniones ya que varios emigraron a la Gran Urbe para estudiar y hacer sus vidas, aunque durante años seguimos en intenso contacto gracias a internet... Nació así con alguno de los hermanos menores de mis amigos y otros -más jóvenes que yo, como siempre- lo que yo terminaría denominando "la Juventud Descarriada", y después de un año en la agencia de autos (1996) y los primeros en Friends (Mitre y Rolando, Sí! ME CRIÉ AHÍ JAJJ!!), en el 98 se forma la JD y durante cinco años mi madre intenta salir adelante con el Kiosko del Faldeo, durante temporadas yo volvía al restaurante, los inviernos de esquí, antes solitario, ahora con amigos, el fin de mi empedernida abstinencia; pero debo seguir resumiendo luego del 2001 cada miembro de la JD comenzó a seguir su propio camino y yo me embarqué junto a uno de mis primos lejanos y el hermano de Fabio, y aún unos pocos entrañables sujetos más, durante lo que va a ser ya una década en "Mar Vanwa Tyaliéva", la filial barilochense de la Asociación Tolkien... Mucho podría decir sobre la última década!! Pero como dije, se acaba el tiempo, si quieren hacerse una idea les recomiendo visitar la breve historieta respecto a Tyaliéva en la sección Yopparai.
. Acostumbréme a andar por las calles con la Capaverde y mi pequeña escarbadientes -sí, la espada de mi abuelo- y el arte en mí o la locura delirante, por así decir, comenzó a fluír de manera irrevocable. No poco podría decir aún de los últimos años, de la maravillosa "Banda Paranormal", de la multiplicación de los frikis y de la amistad; pero baste decir que los últimos siete inviernos -salvo uno- trabajé en El Barrilete, arriba del Cerro Catedral, después de un invierno porteño (2004), y que ya hace casi tres años no voy a Friends -sniff- no sé si por los pelos parados o los ojos pintados o qué, y que en cambio en verano y otras épocas laburaba en el "Kiosko de la Noche", ahí en la San Martín (también hay un Yopparai al respecto); que los cuentos nunca han dejado de crecer y multiplicarse, lo mismo que los amigos y las aventuras, y que tras la erupción del Puyehue, esperé terminar la temporada invernal en las alturas para venirme nada menos que al Chaltén, donde ahora trabajo en la Brigada de Sendas de la APN y donde alquilo mi propia casita rodante... En los últimos años participé en algún que otro Corto -ahí están los links ^^- y sigo caracterizando todo tipo de variados personajes por las calles, además de que vengo peleando contra todo lo que nos rodea por la libertad y el respeto entre todos los seres, y por volarle la cabeza (no dañinamente ejem) a todo el mundooo WIII!!! =D
. Bueno, faltan miles de cosas pero "en resúmen" aquí estoy, haciendo mi vida como siempre, aunque extrañando mi amada Ciudaventura y entretanto con una misión, además del laburo, porque he dado mi palabra de que a la vuelta de esta temporada, voy a alumbrar de alguna manera el primer gran paso en este proyecto de vida mía al cual decidí apuntar hace ya veintidós años... (!!)

. Con promesas de terminar alguna vez de completar satisfactoriamente esta sección me despido de todos ustedes, hasta cuando se crucen nuestros caminos!! Que la fuerza los acompañe.